Bacalao con salsa mandarina Nadorcot

Publicado por: Admin DDV En: Bacalao Comentario: 0 Pulsar: 832

Esta receta impresionará a tu familia y amigos. ¡No esperas a probarla!

Ingredientes:

- 6 Lomos de Bacalao desalado (600gr. aprox.)

- 4 Mandarinas Nadorcott

- 1/2 Cebolla

- 1 Zanahoria

- 200 ml. de caldo de pescado

- 1 cucharadita de azúcar

- 1 cucharadita de "Maicena"

- 1 Pizca de sal

- Aceite de oliva virgen extra

Elaboración:

Empezamos confitando el bacalao, para ello ponemos abundante aceite de oliva virgen extra en una sartén o cazuela y lo ponemos a calentar a fuego lento, muy suave. La temperatura óptima del aceite sería entre 60-80ºC. Esta temperatura la podemos controlar con la ayuda de un termómetro de cocina.

Secamos bien los lomos de bacalao y los introducimos en el aceite caliente, el cuál no debe hervir. Si no disponéis de termómetro podréis controlar la temperatura, introduciendo el bacalao en el aceite .Si se forman unas burbujitas pequeñas es que el aceite está listo; el aceite no debe hervirá borbotones.

Cocinamos a fuego lento muy suave durante 20 minutos. Sacamos el bacalao y reservamos caliente.

Para preparar la salsa, pelamos y picamos la cebolla y la zanahoria en trozos muy pequeños, los echamos en una cazuela con un poco de aceite que previamente utilizamos para confitar el bacalao. Echamos una pizca de sal y cocinamos hasta que esté pochado.

Añadimos entonces las mandarinas nadorcot, reservando unos gajos para decorar y añadimos a su vez el caldo de pescado, cociendo todo durante 5 minutos.

Pasamos la salsa por la batidora y por el colador chino y volvemos a poner la salsa en la cazuela.

Disolvemos una cucharadita de "maicena" en un poco de agua fría y la vertemos en la salsa, añadiendo una cucharadita de azúcar para restar un poco la acidez de la mandarina.

Removemos bien un par de minutos para que la salsa espese y la reservamos.

Para emplatar, colocamos 2 o 3 lomos de bacalao en el plato y lo cubrimos con un poco de salsa.

Adornamos con los gajos de mandarina y espolvoreamos un poco de cebollino picado.

¡Y a comer!

Comments

Leave your comment